Susana Giménez regresó a Punta del Este en un vuelo privado. La conductora vuelve a instalarse en su lujosa chacra, “La Mary”, tras la operación en el codo que se realizó en Buenos Aires. Según indican los rumores, planea quedarse a vivir en el país vecino de forma definitiva.

Susana Giménez volvió este domingo a Punta del Este, Uruguay, después de haber sido operada con éxito en Buenos Aires por la luxación de codo que había sufrido unos meses atrás. La conductora cumplió con los 14 días de aislamiento, tal como indica el protocolo, y partió a las 15.45 desde San Fernando, en un vuelo privado de la compañía que habitualmente la traslada de una orilla a la otra del Río de la Plata, según pudo saber otro medio.

Susana había regresado el 28 de agosto pasado a la Argentina para realizarse un tratamiento odontológico y, principalmente, para someterse a una cirugía por su dolor en el codo, ocasionado por la caída que había sufrido La Mary, su lujosa chacra de Punta del Este. El 3 de septiembre le realizaron la intervención en el Sanatorio Otamendi, a cargo del doctor Alejandro Druetto.

Se realizó con éxito la reducción de la luxación del radio en su codo izquierdo y se evalúa la inestabilidad. La zona quedó inmovilizada con una calva de yeso plástico, lo que sería medio yeso. Y Susana deberá hacer fisioterapia intensiva durante cuatro semanas, en su domicilio”, según se supo en otro medio.

Después de la cirugía, la diva continuó recuperándose y cumpliendo con los días de aislamiento obligatorio -por haber regresado desde el exterior- en su casa de Barrio Parque. Durante la semana pasada los vecinos se sorprendieron ante ciertos movimientos llamativos en la propiedad, y comenzaron a circular rumores que indicaban que ya estaba dispuesta a regresar a Uruguay. Lo cierto es que la entrada y salida de personas se debía a que se realizó el hisopado de coronavirus y después, ya con el resultado negativo en mano, montó el operativo para regresar a La Mary.

Su intención es no hacer cuarentena en el país vecino. En La Mary, además de sus adorados perros, la espera su hermano, Patricio, con quien tiene una gran relación y estuvo acompañándola en estos meses de pandemia.

Como se puede ver en la imágenes, Susana no usó un pañuelo para sostenerse el brazo, tal como hizo cuando regresó a la Argentina, pero por momentos se tomó el codo, en clara señal de que aún persisten las molestias. En cuanto al look, lució zapatos rojos, un sobretodo negro, anteojos oscuros y un barbijo a tono, con la inscripción “Su” con brillos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *